rtad, querer lo mejor para mi, debe en la convivencia social, desear lo mejor para Њel otroћ, y este es el tema de la pluralidad del que hablaremos mas adelante.

La relaciзn de la жtica y de la polьtica han ido de la mano, sobretodo en las cuestiones comerciales, en las antiguas rutas de intercambio o trueque (1), y de compra venta, tal es el caso de la usura tжrmino poco conocido por varios de nosotros y que se menosprecia el mal que puede llevar dentro de si, por su forma de abuso, de dar, para siempre recibir algo mayor.

El interжs por querer el auto provecho se va desligando de la жtica, y por eso es que las sociedades organizadas, y el Estado en ocasiones han colaborado en promover una acciзn del propio organismo social, en base a una filosofьa que no sea la de la жtica naturalmente entendida.

Si observamos que el fin de la polьtica es alcanzar el bien comЩn, esto no es posible mрs que con la жtica polьtica sedimentada en los ciudadanos que conforman la sociedad .

Pero, alcanzar el bien comЩn no es para nada una tarea exclusiva del Estado, por el contrario es una extensiзn que se hace viable a la sociedad, esto estр dentro de la realizaciзn personal, el conseguir el bien comЩn, indica que cada quien asuma el rol que le corresponde dentro de su trabajo o labor, no como ќsimples espectadores- sino participando desde su propio lugar, porque la sociedad estр formada de partes, y cada parte debe colaborar con el todo. ЊTale responsabilitЯ У propria in primo luogo dello Stato e dei poteri pubblici, poichж questa У la loro ragion di essere e, conseguentemente, il loro dovere primarioћ. (2)

Una alternativa sin duda, son los procesos democrрticos como la vigilancia ciudadana que es un concepto reciente, muy utilizado en los paьses en vьas de desarrollo que trata de explicar la cautelosa atenciзn de la sociedad en aspectos de carрcter publico, sobre todo polьticos, como son las elecciones, el uso y manejo de recursos pЩblicos, la correcta distribuciзn de programas de servicio, las polьticas del bienestar social, polьticas de obra publica, etc.

Pero, no siempre se ha tenido una concepciзn buena del hombre, sino como mencionaba Maquiavelo (1496-1527), Њde los hombres se puede decir en general que son desgraciados, inconstantes e hipзcritas, llenos de miedo al peligro, llenos de codicia de gananciaћ, por lo que solo un Prьncipe poderoso puede -imponer- el orden a los hombres, esta teorьa darр origen a muchas otras como el Leviatрn de Hobbes, donde el Estado es la figura principal de la acciзn social y polьtica. Y el hombre ni siquiera es considerado como ciudadano, sino como SЩbdito.

 

La polьtica es жtica por su fin, es decir teleolзgica que Њprocura la vida buena a la multitudћ (3), este orden tiene por si fuera poco, una garantьa, que es la ley, la autoridad del Estado.

El ciudadano moderno, estр llamado a no Щnicamente obedecer, sino tambiжn a configurar la polьtica, en la democracia ese es el ideal (4) .

La democracia como base de la жtica en la polьtica.

Como Sartori magistralmente registra (5) , el tжrmino democracia aparece por vez primera con Herodoto, pero desde el siglo III a.C. hasta el siglo XIX permaneciз enа el limbo, de lo que se hablaba era de RepЩblica, tanto en los federalistas norteamericanos y en la revoluciзn francesa hasta Robespierre.

La polis griega absorbьa todo en la polьtica, incluso a la sociedad, esto cambiarр con el tiempo, y la polьtica serр absorbida por la sociedad, pero en Atenas, el demos tuvo mas cratos que ningЩn otro pueblo. Lo que permitьa Њser gobernado y gobernar alternativamenteћ.

Los cambios entre el ayer y el hoy, es:

a) La soberanьa popular: comienza en el Medioevo, para los griegos no habьa distinciзn entre titularidad y ejercicio del poder, por lo que se comienza a poner limites a los detentadores del poder.

b) El principio de la mayorьa: Hasta Locke, el valor de la toma de decisiones fue la unanimidad, pero se inserta en un sistema constitucional, que lo controla. 8antes lo importante era la unicidad ahora es la pluralidad).

c) El individuo-persona: para los griegos la polis era mрs importante que la persona, la totalidad sobre la individualidad, hoy en dьa sabemos del valor de la persona humana, independientemente de la sociedad.

La democracia liberal es lo que hoy conocemos por democracia, y se constituye por el principio de legitimidad, como un sistema polьtico que resuelve problemas de ejercicio del poder (representativa) y la democracia como un ideal, en continua lucha de alcanzar. Por eso es que la democracia tiene una жtica singular, llevar los ideales (el bien comЩn) en la medida de lo posible a la realidad.

Es cierto que existen muchos modelos de gobierno que pueden servir para alcanzar el bien comЩn, como Sacheri menciona con amplitud (6) , o sea que la Democracia no es la Щnica manera polьtica de construir el bien general, o el Щnico sistema polьtico con жtica, y eso queda muy claro con los actuales ejemplos de naciones que se glorьan de su origen democrрtico, lo que denota un fariseьsmo polьtico, pero tambiжn es cierto que hemos descubierto a lo largo del tiempo que la democracia constituye el sistema mas directo de participaciзn social en la polьtica a travжs de representantes.

La democracia generalmente lleva consigo los ideales de los derechos humanos, de la participaciзn, de la libertad, y de la igualdad. Pero todo dentro de un margen institucional y legal: la constituciзn.

La democracia social planteada por Toqueville es la sociedad caracterizada por la igualdad, la democracia polьtica gira en torno a la igualdad jurьdico-polьtica, la democracia econзmica es igualdad econзmica.

Pero mрs allр de estas caracterьsticas, la democracia es un sistema que sirve de base a la жtica del hombre, porque si concebimos a la жtica como teзrica y prрctica (7), asь tambiжn lo ha demostrado la democracia.

Cuando Aranguren afirma que existe una ethica docens (sistema) y una ethica uthens (lзgica o metodologьa), y que su relaciзn no es separada o de distancia, la жtica debe aplicarse a la realidad, y por los mecanismos democrрticos, parecen ser los mejor indicados.

La naturaleza del hombre debe de ser estudiada, y podemos utilizar como Beuchot el mжtodo hermenжutico analзgico (8), pues solo hacer una lectura de las consecuencias de la conducta de la naturaleza humana sin una interpretaciзn de su ser, nos da una жtica formal y pura, pero completamente vacьa.а Es preciso y urgente llegar al deber ser, al valor, un paso vрlido no falaz.

Para Willbur Marshall Urban, Њlos valores no son entes, sino fines. No presuponen objetos sino que son objetivosћ (9) . Hay que normar correctamente al hombre no sin antes conocerle. No elaborar una Constituciзn ipso facto, por copia de otros sistemas polьticos (el caso de Exporting freedom en Irak) sin antes conocer el pensar, el sentir del hombre, su idiosincrasia, su cultura, sus valores, sus tradiciones.

аLa жtica contribuye a la polьtica al recordarle lo que debe ser evitado, lo que estuvo mal, es decir calificar moralmente de bueno o malo lo que se relata como hecho histзrico.

Pero en la cotidianeidad, sabemos que la democracia ha ido de la mano con el liberalismo, y que a parte de ser una corriente polьtica es ante todo una doctrina econзmica, se concibe como un binomio irresoluble, que es interpretado de la maneraа en que lo hace Friedman, It supported free trade abroad as a mean of linking the nations of the world togeteher peacefully and democratically. In political matters, it supported the development of representative government and of parliamentary institutions, reduction in the arbitrary power of the sate, and protection of the civil freedoms of individuals (10) (Mantiene el libre tratado externo como una medida para unir a las naciones del mundo entre si en paz y democracia. En polьtica lo que importa es el desarrollo de un gobierno representativo e instituciones parlamentarias, reducciзn del poder arbitrario del Estado, y la protecciзn de los derechos civiles e individuales).

La pluralidad como manifestaciзn de la жtica en la polьtica.

La contraposiciзn de Popper (11) , entre sociedades abiertas y cerradas, parece servir para iniciar este apartado, la sociedad abierta sin autodestruirse como sociedad, implica que habrр una frontera. Para el mismo autor, debe haber tres elementos: a) un racionalismo crьtico, b) la libertad individual y c) la tolerancia.

El pluralismo nos remonta al siglo XVII en las guerras de religiзn, pero se cambiз por el concepto de Њtoleranciaћ que respeta valores ajenos, mientras que el pluralismo afirma un valor propio.

Si antes la democracia antigua se basaba en la unanimidad, la democracia liberal se basa en el disenso.

Por eso, es que la buena sociedad es la sociedad pluralista, y aquь llegamos a un punto lleno de confusiзn y de malos entendidos.

El creer que el pluralismo se amplьa en el multiculturalismo, (una polьtica que promueve las diferencias жtnicas y culturales).

El pluralismo en las sociedades democrрticas nace con los partidos polьticos, que son Њparteћde la polьtica nacional, un cuerpo de personas unidas para promover los intereses nacionales (Burke).

Sartori menciona que Њpluralismoћ indica una diversificaciзn del poder, una pluralidad de grupos que son, a la vez, independientes y no exclusivos (12). Que se basa en el disentir y en el debatir no en el conflicto.

┐Es жtico el principio de la mayorьa?, el pluralismo rechaza la tiranьa de la mayorьa, la falta de escrЩpulos y respeto hacia los que no constituyen la mayorьa, pero esto no quiere decir que estж en contra del principio de la mayorьa.

Las asociaciones pluralistas son voluntarias y no exclusivas. Por lo que no cabe en esta definiciзn los grupos que se vean a si mismos como raza, tribu, casta, religiзn, etc.

La tolerancia es fundamental en la pluralidad, "quien tolera tiene creencias y principios propios, los considera verdaderos, y, sin embargo, concede que los otros tengan el derecho a cultivar creencias equivocadasћ (13) , pero la жtica nos dice que no estamos obligados a tolerar a aquellas conductas que nos causen daыo o perjuicio. Porque en una comunidad plural, la tolerancia exige reciprocidad

Hoy en dьa, en Europa (totalmente democrрtica) hay xenofobia hacia los inmigrantes africanos e islрmicos, cosa que no sucede con los asiрticos ni los indios, lo que nos habla de un rechazo cultural-religioso. Pues la visiзn del mundo islрmico sigue siendo Њteocrрticaћ no concibe la separaciзn de la iglesia y del estado, situaciзn a diferencia en la que reside Occidente. El Occidental no ve al islрmico como Њinfielћ pero el islрmico asь ve al occidental.

El pluralismo manifiesta siempre un Њadquirir pero tambiжn un concederћ, por tanto los extranjeros que no desean conceder absolutamente nada a cambio de lo que reciben u obtienen, suscitan inevitablemente un sentimiento de rechazo.

Sartori hace una pregunta crьtica ┐Debe permitir la democracia entonces, su propia destrucciзn democrрtica?.

Para concluir, el caso del multiculturalismo no es жtico, estр viciado desde sus orьgenes, en la concepciзn marxista de Њdominaciзn de una cultura sobre otrasћ, lo que termina siendo una Њlucha culturalћ, la diversidad a multiplicarse al infinito, exalta la alteridad, mientras que el pluralismo la respeta pero tambiжn pone ciertos lьmites. Hace visibles las diferencias y las intensifica.

Estados Unidos pone la Њpolьtica del reconocimientoћ como una medida de correcciзn para aquellos grupos que sufrieron humillaciзn o indiferencia, traducida esta teorьa a la affirmative action, un trato preferencial hacia estos individuos.

Un Estado Њsensible a las diferenciasћ, que finalmente acaba por discriminar para diferenciar. Este tipo de polьticas pЩblicas en vez de subsanar los errores, no hacen mрs que acrecentar las diferencias insertрndolas con mрs fuerza en las mentes de los ciudadanos. Resquebrajando la comunidad pluralista.

Estos son los grandes retos de las sociedades democrрticas del siglo XXI, retos que deben ser abrazados siempre con жtica.

и-и -ииииии-и
Gonzalo Flores Castellanos

Notas al pie:

1 Flores, Gonzalo, La жtica en su relaciзn con la usura, http://www.arbil.org/93usur.htm, numero 93, aыo 2005.

2 Colom Enrique, LњIMPEGNO DEI CRISTIANI IN POLITICA, Revista Italiana Etica e Polьtica, Roma, 2004.

3 de Aquino , Sto, Tomрs, De Regno, Libro primero, Capitulo XV.

4 Asь tambiжn lo marca la doctrina social cristiana, Hoffner Joseph, Manual de Doctrina Social Cristiana, Mжxico, Ed. Minos, 1990, Pp. 307

5 Sartori Giovanni, Elementos de Teorьa Polьtica, Madrid, аAlianza, 2005, Capitulo I.

6 Sacheri Carlos, El orden Natural, Argentina, 1979.

7 Aranguren, J .L. L, ╔tica de la felicidad y otros lenguajes, Madrid, Tecnos, 1992, Pp. 22.

8 Beuchot, Mauricio, Perfiles esenciales de la hermenжutica, Mжxico, UNAM, 1999, p. 75.

9 Urban, W. M., Valor y existencia, Madrid: Universidad Complutense, 1995, p.34.

10 Friedman, Milton, Capitalism & Freedom, Chicago, University of Chicago Press, 1972, p. 5.

11 Popper, La sociedad abierta y sus enemigos, Mжxico, Ocжano, 2001.

12 Sartori, Giovanni, La sociedad multietnica, Mжxico, Taurus, 2002, p. 35.

13 Ibid, p. 41.



Acceso a mрs informaciзn

***


Visualiza la realidad del aborto: Baja el video
Video mostrando la realidad del aborto
Rompe la conspiraciзn de silencio. DifЩndelo.

Grupos de Google
Suscribirte a Informaciзn Revista Arbil
Correo electrзnico:
Consultar este grupo
 

Para volver a la Revista Arbil n║ 114
Para volver a la tabla de informaciзn de contenido del n║ 114

La pрgina arbil.org quiere ser un instrumento para el servicio de la dignidad del hombre fruto de su transcendencia y filiaciзn divina

"ARBIL, Anotaciones de Pensamiento y Crьtica", es editado por el Foro Arbil

El contenido de estos artьculos no necesariamente coincide siempre con la lьnea editorial de la publicaciзn y las posiciones del Foro ARBIL

La reproducciзn total o parcial de estos documentos esta a disposiciзn del pЩblico siempre bajo los criterios de buena fe, gratuidad y citando su origen.

Foro Arbil

Inscrita en el Registro Nacional de Asociaciones. N.I.F. G-47042954
Apdo.de Correos 990
50080 Zaragoza (Espaыa)

ISSN: 1697-1388